Disfrutando al tocar el violín

Una de las lecciones o aprendizajes más complicados para mí hoy en día, es aprender a disfrutar de tocar el violín, es algo que tocando a solo no me ha ocurrido durante mi período de formación y es un nuevo aprendizaje que estoy acometiendo.

A veces me ocurre que tras semanas de no tocar, siento realmente ganas, que es algo que nunca sentí, en esos momentos me pongo a tocar y observar mis sensaciones y respuestas físicas y emocionales hasta que se me van y aparco el violín hasta que vuelvan la siguiente vez.

Cuando doy clase es diferente, me apetece mucho más, le encuentro mucho más sentido del placer a tocar y compartir esas experiencias con otros que quieren aprender.

Sin embargo hoy os voy a hacer un pequeño regalito a solo, uno de esos momentos hace meses que me apeteció coger el violín, cerrar los ojos y simplemente tocar y disfrutar lo que saliese hasta donde sintiese.

Se me ocurrió grabarme con motivo de estudiarme después, no pensé en compartir el audio, pero qué mas da, es música y hay momentos bonitos, espero que los disfrutéis.

Un abrazo

tchaiko     

Concierto de Tchaikovsky exposición, desarrollo y cadencia del primer movimiento.

Sabiduría musical del “no entendido”

En mi vida musical y violinística, las mayores comprensiones fundamentales me han venido dadas por personas que no son “entendidas” dentro del mundo de la música clásica según los protocolos comúnmente aceptados de estudios y distinciones varias al respecto.

Una de ellas es mi pareja, Caroline, que me ayudó a identificar capas profundas de mi tensión al tocar el violín, ayudándome a ver que mi percepción y la realidad eran dos cosas diferentes: una cosa era lo que yo percibía que sonaba y otra lo que sonaba. Le debo la mayor parte de mi comprensión de los aspectos humanos respecto a tocar el violín.

Hoy me ha vuelto a pasar una de esas anécdotas, pero esta vez con un desconocido. Es lo hermoso de las grandes ciudades como Paris, que si te mantienes abierto te hacen regalos inesperados.

El hombre en cuestión, estaba sentado en un banco al lado del ayuntamiento con una radio encendida y sonando un movimiento lento sinfónico del periódo romántico que no acerté a identificar por su nombre pero que reconocía sonoramente de haberlo oido muchas veces previamente.

Al verme con el perro, se alegró y comentó lo mucho que le gustaban los cockers, le acarició y se me ocurrió decirle, que era hermosa la música que escuchaba y que yo tocaba el violín. El me dijo: ciertamente, abrió las manos y se puso a dirigir.

¡Menudas manos! y ¡menudo sentir! de repente paró , me miró con profundidad y me dijo: cuando toques el violín, que la música salga de aquí (señalando sus tripas), no de aquí (señalando la cabeza) y prosiguió dirigiendo en su banco, con un gesto francamente imponente para un transeunte. ¡Qué espíritu musical!

Se volvió a detener y dijo que la música de verdad provenía de las tripas. Me sorprendió la escena francamente, me sorprendió para bien. Personas como él tienen y tendrían mucho que aportar a los músicos clásicos y a las instituciones musicales clásicas si estuviésemos en disposición de escuchar con franqueza y humildad sus palabras.

Muchas gracias señor desconocido, sin duda tomaré seriamente en cuenta su consejo.

Cómo hacer vibrato – cuestión de tacto

Recibo esta petición de Rosiitah Silvestre:

Cómo hacer el vibrato es mi preocupación.

Respuesta: “La preocupación mató el vibrato”. Jajajaja, voy a explicar esto en detalle:

Creo que de entre los muchos “problemas” que tenemos los que tocamos el violín, en la lista de los top 10 se encuentra cómo hacer el vibrato, que, junto con los cambios de posición y el miedo escénico quizás configuren el top 3.

vibrato grandeEl caso del vibrato es uno de esos casos paradójicos en el violín. Para poder hacerlo necesitamos relajación en la mano y el brazo, sin embargo al ser novatos, queremos hacer el vibrato de manera grande, el brazo y la mano se cansan, tensan y acaban por bloquearlo o volverlo muy brusco y “a golpes”.

Seguir leyendo Cómo hacer vibrato – cuestión de tacto