El violín “en tu salón”

A menudo alguno de mis alumnos me comenta que el hecho de tener el violín cerrado en su estuche y el estuche bajo la cama, en el armario o guardado, hace que tienda a olvidarse de su existencia…

Y por eso les digo a todos los violinistas que estudian conmigo que aprovechen la belleza del violín para tenerlo a la vista.

IMG_0054Así tengo yo el mío en mi casa. Hay unas cuantas ventajas aparejadas a tener el violín a la vista:

  • Hace que toques mucho más a menudo. (Comentarios al respecto de casi la totalidad de los alumnos que lo han dejado a la vista). De hecho, comentan que tienden a tocar más veces, durante menos tiempo, pero más concentrados, ya que aprovechan su apetencia real y sus ratos libres, es decir, estudian y tocan cuando realmente quieren, aunque sea unos minutos.
  • Comienza a volverse un objeto más cotidiano de tu día a día y le pierdes un poco el excesivo respeto y miedo que la mayoría de personas que tocan el violín tiene (de que se caiga, rompa, estropee, etc…). En definitiva, se vuelve más del día a día.
  • Hace de elemento decorativo muy bonito e incita a tus invitados a pedirte que toques algo para ellos y así trabajes con tu miedo a tocar con público.

IMG_0056Por si os preguntáis como está colgado el violín de la imagen en mi salón, os lo muestro en detalle.

Para el arco, un clavo grueso bien clavado en la pared.

En este caso la pared separa habitaciones y es una especie de pladur grueso.

Si fuese de cemento y ladrillo lo idóneo sería hacer un agujero con una broca, meter un taco y un tornillo con final liso y cabeza grande.IMG_0055

En cuanto al violín. Aproveché un clavo grueso en forma de L para la pared y está sujeto con una cuerda atada con un nudo de los que son de presión (que no se desatan al hacerle presión, sino que se inmovilizan aún más al estar sometidos a presión).

De esta forma el violín pasará a ser un objeto mucho más del día a día y menos “ese bicho raro que vive en el estuche bajo la cama”.

¡Saludos!

Marko